logo liwf

Hace tantos años que no piso Londres que podría decir que no la conozco. Ir de feria de vinos durante cuatro días que prometen lloverse encima será lo más auténtico que se puede hacer en el viejo continente últimamente. Por otro lado salir del pueblo de vez en cuando hace bien.

The London Wine Fair presume de ser la feria de vinos más grande del mundo; aunque el tamaño a veces lejos de ser una ventaja, abruma y ningunea. Pero si te buscas bien qué hacer entonces le puedes sacar partido. Los ojos y las orejas bien abiertos, la moleskine en ristre, las pilas cargadas. ¿De qué se habla y qué se cuece en la pista número uno de negocios de vino del mundo? ¿Veremos el futuro?

El ambiente, vino y redes sociales, innovación, estrategias de aproximación a las futuras generaciones.  ¿Cómo enfrentar el hecho de que el prohibicionismo será cada vez más una realidad? ¿Llegaremos a considerar el vino como el tabaco? ¿Hay alguien haciéndose estas preguntas en España? Oh my god! De sólo pensarlo me acuerdo de lo que dice Bob Dylan desde una botella que me traje de L’Ánima del Vi: es algo así como que para vivir fuera de la ley hace falta ser muy honesto. Y yo creo en la honestidad de los amantes del buen vino. Como Benoît que no nos deja cruzar el canal sin un par de buenas direcciones:

http://www.artisanandvine.com/

http://www.terroirswinebar.com/

So long my friends!