capsalera-1

El sector de la viña y el vino de Catalunya está en condiciones de desarrollar estrategias innovadoras para promocionar y comercializar sus productos de manera de tener un mejor posicionamiento y mayor alcance del que tienen sobre todo dentro de las fronteras catalanas y españolas. Recordemos que el 70% de lo que se produce se exporta.

¿Por qué? Porque es un gran productor de conocimiento o si hablamos de vino-terapia es un gran productor de autoconocimiento. Que un grupo sea capaz de crear y distribuir conocimiento es fundamental para su supervivencia pero no es todo. Puede morir aplastado por su peso sin haber sabido qué hacer con él.

En este sentido el tiempo convertido en tradición puede ser el peor enemigo, un lastre que impida llevar a cabo saltos vitales dentro de la tecnocultura en la que vivimos. Y que aleje cada vez más a los jóvenes de una cultura que sienten arcaica, erudita, para los mayores, que cobra sentido dentro de liturgias familiares que se imponen y que yendo todavía un poco más a fondo saben a hostia y cargan de culpa.

Después de escuchar a María Jesús Salido contar las fortalezas del sector y los resultados del estudio sobre vino y jóvenes presentado por el Observatorio Español del Mercado del Vino, parece razonable pensar en que están dadas las condiciones para actuar en clave colectiva y que no se puede esperar un minuto más, ya sea a ver quién hace antes las cosas (que se queme otro) o a que suceda un milagro.

Dentro del colectivo productores de vino en Catalunya ya hay bodegas que dan pasos innovadores en sus estrategias de posicionamiento ante sus promotores: amantes del vino, vendedores, restauradores, importadores, agentes de ventas dentro y fuera de fronteras.

debatdevi2Somosene estuvo en estas jornadas de innovación de DEBATDEVI presentando el caso práctico Cingles Blaus, una bodega joven, moderna y mediana empresa de Cornudella de Montsant, que aceptó integrara códigos de dos dimensiones en sus etiquetas para buscar un posicionamiento que la identifique con un estilo de vida, con una actitud.

Creemos que sus pares, el resto de bodegas que comparten D.O., territorio y demás elementos que pueden llegar a componer una identidad cultural, deberían analizar lo que hace esta bodega, porqué decidió esta estrategia y de qué manera todos pueden valerse de las mejoras que propone gracias a ser la primera en correr los riesgos y experimentar. Esto es INNOVAR: cuando la acción de un particular puede ser beneficiosa para el colectivo en el que actua.

Los códigos de dos dimensiones son herramientas tecnológicas, chismes, gizmos, ideales para hilar comunidades de prácticas y acciones colectivas de promoción y comercialización. En la acción colectiva se distribuye el coste de oportunidad y se potencia el beneficio.

Creo que lo que hay que seguir tratando son las idiosincracias. Aprender a trabajar desde lo colectivo y saber que cada vez más las empresas que sobrevivan serán las que solas, o mejor, agrupadas bajo un determinado paraguas sean capaces de agregar valor al colectivo. Progresivamente dejará de cotizar la acción individual especulativa y triunfarán las acciones colectivas generadoras de valor.