Este verano nos escapamos unos días al sur de Francia con Marc y Naza. Yo quería conocer el Viaduc de Millau y fue la excusa perfecta para hacer una recorrida por viñedos y visitar tiendas y bares. Entré en la web del vino natural de Francia e hice una selección según pasaba nuestra ruta que tenía como punto de llegada Pont de Saint Esprit, a una hora de Arles. Entramos en Arles y nos sentamos a tomar algo súper fresco. Después caminamos un rato por la orilla del Ródano hasta que al final de la tarde, sobre las siete, cruzamos el río y descubrimos nuestro primer objetivo: la Cave de Trinquetaille. Como era viernes tocaba la degustación de rosados y como estábamos en buenas con los dioses Antony Tortul estaba presentando su primer añada de La Sorga, bajo el lema french wine is not dead. Para rematar Romain, alma mater de la tienda, había cocinado unas petxinas con ajo y perejil que junto con lo fresco del ambiente provocaban un momento perfecto y memorable.

Mientras catábamos la primer añada de La Sorga en todas sus versiones, Romain nos explicaba cómo la demanda de vino natural va creciendo dentro del total del negocio llevándose en este momento el 60% del total de las ventas. Simplemente aumenta la demanda. Y él tiene mucho que ver en el asunto. Está muy centrado en la conversación con sus clientes y no los pierde vista ni por un momento. Organiza cursos de cata, una vez a la semana presenta un vino y a su productor, cocina, es muy divertido, se relaciona contigo como si te conociera de toda la vida y te hace sentir que estáscave de trinquetaille-16 en casa de amigos. Y es cierto. Pero además es muy difícil salir de la tienda con las manos vacías.

La oferta es muy interesante y sobre todo me llamó la atención una de sus propuestas porque no la he visto todavía en España: una oferta muy amplia de vino en bag in box (B.I.B.) y la posibilidad de poder degustarlos en la tienda.
cave de trinquetaille-09

La Cave de Trinquetaille acaba de abrir además una tienda on line especializada en vino natural. Según nos dijo Romain no tiene cantidades mínimas de envío y pone especial ciudado en la protección de las botellas tanto de romperse como de la temperatura.

Ya habíamos catado la primer añada de La Sorga y resuelto qué vinos comprar y como estábamos en Francia no podíamos distraernos respecto de la hora de cenar. Romain resolvió nuestro problema con una llamada de teléfono y nos reservó mesa Chez Ariane, un bistró à vins con una cocina simple y exquisita. Ariane sólo sirve vino natural. Le pedimos el Petit Jo que venía mu bien recomendado por Romain y ella nos dijo que era un excelente vino pero que hacía mucho calor y nos recomendó Tombé du ciel. Tinto, joven y fresco, pura fruta, con un paso amable y un dulce recuerdo, exacto.
Cuando nos íbamos nos preguntó si ya habíamos estado en Beaujolais la verdadera cuna del vino natural en Francia y sin quererlo nos marcó nuestro próximo destino.
Chez Ariane - Arles - Sud de FranceTombé du ciel