El mundo del vino también reacciona frente a la catástrofe en Haití.
En diferentes partes del mundo, con diferentes estrategias, saben que tienen recursos para mover y lo están haciendo. Sigo a Manuel Camblor que desde su blog la otra botella viene haciendo la crónica de qué es lo que sucede a un lado y otro del Atlántico.
Hoy recibí un correo de los foreros de verema.com con un enlace a una puja por los mejores vinos de cada casa, con el objetivo de recaudar dinero y hacerlo llegar de una u otra manera a las víctimas.

Me sumo tanto a distribuir esta información y divulgar todo lo que esté a mi alcance las acciones que se hagan para ayudar a Haití, como también propongo poner corazón y cabeza para que el resultado de estas acciones no caigan en saco roto. Estamos sabiendo que junto con la necesidad desesperada de víveres y recursos de todo tipo, lo que hace falta en Haití es coordinación para hacer que la ayuda pueda llegar a los destinatarios. Pido en este sentido no perder nunca junto con el empuje solidario, la mirada crítica.

Y si hablamos de mirada crítica devastadora esa es la de el roto a mi juicio uno de los grandes filósofos de nuestro tiempo. Aquí les dejo la viñeta de hoy para elpais.com

20100119elpepivin_3