Si realizas una búsqueda de “libros sobre vino” en la Red aparecen más de diez millones de entradas, lo que es igual a buscar un vino bueno en un “todo a cien”.
¿Pero qué pasa si la búsqueda la haces pidiendo información de “libros sobre vino natural”? que te encuentras con el hilo de una conversación de alto contenido entorno a la cultura del vino y a las maneras de hacerlo y que esto te lleva, naturalmente, a una reflexión más amplia sobre “los debates de esta época”, como dice David, desde El Arte de las Cosas:

…los debates sobre el vino son especialmente apasionados porque resumen buena parte de los debates de esta época. Leyendo los buenos y bien organizados argumentos del vino natural uno no puede más que dar la razón a los viticultores italianos, franceses y españoles que han optado por centrarse en la mucho más difícil elaboración de vinos naturales, renunciando al comodín de los más de 300 productos enológicos de uso habitual, en especial el sulfuroso, causante de esos sulfitos de los que nos advierten por ley las etiquetas y que al parecer son los culpables de la resaca y el mal cuerpo del día después que dejan los vinos no naturales.

Para hacernos un panorama de estos debates desde el mundo del vino, hay, por lo menos, dos libros importantes: uno es Le vin au naturel, de Françios Morel, intelectual comprometido con la difusión de la cultura del vino respetuosa del terroir y de los tiempos, frente a la industria y a la química que favorecen la creación de abundancia artificial y el fin de la diversidad; y el otro, es The Battle for Wine and Love: or how i saved the world from Parkerization, de Alice Feiring, la voz del vino natural desde el anglomundo, que discute abiertamente la transformación de la cultura del vino en algo cuantificable, mientras ella entiende y defiende que de lo que se trata es de la calidad, desde la cepa que se utiliza, nunca genéticamente modificada, hasta el vino en la botella.

A mi me falta el libro del vino natural en España. Todavía hay muchas personas interesadas por el vino que preguntan qué es el vino natural y creo que se merecen una respuesta. Porque hay sed y no solo de vino sino de saber cómo se hace y porqué y en dónde y quiénes son esos “viñerón insumisos”, únicos seres capaces de salvar al mundo, los insumisos, como cita Morel a André Gide.