viñedos Ribeira Sacra cc.JaulaDeArdilla

Atravesé España como un rayo una vez porque quería ver in situ las consecuencias del derrame de petróleo del Prestige. Alquilé un coche y me fui con tres amigos, pasamos por Burgos en donde nos perjudicamos con “cucarachas” y seguimos al día siguiente hasta Finisterre. Dormimos al pie del faro y la noche de ese día nos mojamos con la bruma fría helada solos en la explanada del Obradoiro. Fueron de los días más emocionantes de mi vida.

Mañana salgo de nuevo hacia Galicia. Esta vez quiero ver vida y conocer creadores y volver a ver aquel verde que me quedó impreso en la memoria y también volver a comer empanada gallega tan generosa. Mañana salgo en mi ruta zahorí en busca de viticultores artesanos gallegos. Tengo una agenda apretada, un coche alquilado, excelentes compañeros de ruta y una ilusión como de año nuevo. A partir de mañana mis sentidos serán más ricos y más sabios. Ya nada me causa tanta ilusión como tener la maleta lista para zarpar en busca de nuevas historias de amor y filosofía.

Hace días que pienso en Hamlet porque yo también pienso que hay entre el cielo y la tierra mucho más de lo que entiende mi filosofía. Salut!