Afiche Fira Vins Torrelles de LlobregatEste domingo estaremos acompañando a David en la Fira de Vins de Torrelles de Llobregat a donde vienen bodegueros que conocemos y otros que no o que no personalmente pero hemos oído hablar. Como hemos dicho siempre las ferias son una oportunidad única para conocer a los productores, para hablar de los temas que les ocupan y para actualizar la agenda. En esta oportunidad los de observatoriodevino.com vamos a presentar nuestra idea de vino artesano. Y esto a mi me abre un abanico enorme de preguntas.

Cada vez que realizas o vas a una presentación sabes que te aburrirás aunque está el lugar de la sagrada sorpresa; que ya te conoces el cuento; que no me vendas la moto; que ¡que horror otro power point! No conozco a nadie que sepa usarlo; si conozco gente que sabe quedarse con su público.

Le vengo dando vueltas en la cabeza porque me comprometí con David a pasarle un libreto; unas líneas de por dónde irá la presentación. Y la verdad es que no bien empiezo a pensarlo me duermo, que sopor. Porque intento ponerme en la situación.
Una cantidad de productores de vino que van a lo suyo, estar en su chiringuito, servir un poco de vino en las copas y decir su cuento. Una cantidad de hombres productores de vino que ya saben todo y lo que no saben no me lo van a decir a mi y mucho menos van a pensar que de pronto yo puedo tener algo que aportar.

¿Hay lugar para los artesanos en este siglo XXI? ¿Cómo son? ¿Tienen cuernos y cola? ¿Son hippies reciclados? ¿Cuenta cuentos? ¿Por qué hablamos de vino artesano? ¿Cuáles son los cinco pilares sobre los cuales sostenerlos?
A mi por supuesto lo que me gustaría saber es a quién tendré adelante. Quién estará ahí juzgando mis palabras, dándoles un sentido que seguramente no es el que les doy yo. Y todo esto trabajado desde una premisa, somos absolutamente prescindibles sobre la Tierra.

Hace algo más de un año conocí a Ken Robinson, Sir Ken Robinson. Fue en un TED. Él hablaba sobre la importancia vital de ser creativos los seres humanos, de la responsabilidad de ser creativos para seguir en la Tierra sin destruirla, porque decía, si desaparecieran todos los insectos de su faz, el planeta colapsaría en 30 años, mientras que si desapareciéramos los seres humanos, la vida volvería a ser una fiesta sobre la Tierra.

Es desde aquí que me interesa conversar, hablar, discrepar y potenciar la responsabilidad creativa que tenemos que tener todos los seres humanos, los viticultores también.

Salut y hasta el domingo!

Malena