miss nini sunshine

Perdonen que no me levante es el epitafio en la tumba de Groucho Marx. También es el nombre de la columna de Maruja Torres en el EPS. Y es lo que estoy sintiendo en estos días. Están pasando cosas en todos los ámbitos de mi existencia y de la nuestra. Estos acontecimientos van desde lo más físico personal hasta el ambiente social, el amplio, el próximo y el íntimo.

Como mujer en los 40 a mi cuerpo le pasan cosas y las estoy viviendo. Es un riesgo decir esto en una sociedad masculina y en vías de re masculinización. Pero es cierto. Y si hablamos con tanto cuidado de los miligramos de sulfito que contiene un vino tenemos que tener el mismo o más cuidado al considerar cómo nos tratamos como cuerpos. Soy de altísimo valor para mi y me estoy cuidando. No me gusta trabajar mi cuerpo con sistémicos. No me gusta la facilidad con que los médicos te recetan pastillas y tengo la mala costumbre de leer los prospectos. Por lo tanto estoy en diálogo con mi cuerpo porque quiero estar presente viviendo mis cambios.

Estoy ya harta y mira que solo va un domingo de leer la palabra BARONES. Por favor ¿qué es esto? Y gracias Teresa!!!. ¿A dónde van? Entre los Barones del PSOE y los morritos que ve el incalificable alcalde de Valladolid Francisco Javier León de la Riva, ja t’ho dic 🙁

Digamos que entre la masculinización del ambiente, el empobrecimiento progresivo de los discursos y la necesidad vital como personas y como ser social de contar cosas nuevas, me he llamado a silencio. Necesito poner las ideas en orden y volver a decir cuanto sea en positivo.

Hasta entonces descanso de escribir, me echo al sol del otoño, me convierto en felina malcriada y ronroneo ideas para poder crear un ambiente en el que puedan florecer proyectos y vida. Salut.