mapa del vino artesano

De 2010 quiero celebrar la instalación del Mapa del Vino Artesano. Es un sitio donde ordenar los viajes por los territorios del vino y ubicar en el espacio los modelos artesanos de producción que vamos detectando de manera de darles mayor visibilidad. En un mundo golpeado por el segundo crack económico más duro del que tengamos memoria los vivos de hoy, esto es una señal de vida, porque en este mapa hay sembrado futuro.

No puedo hacer un resumen del año y dar una mirada hacia adelante, sin pensar en la descomposición que vivimos en términos de modelo de civilización. Esto, lejos de ser una actitud pesimista, es asumir el desafío de pensar nuevos escenarios, como propone David en Los futuros que vienen, y en nuestro caso el Mapa del Vino Artesano será el campo de operaciones.

En total, el sector del vino no escapa a las generales de la ley y está inmerso dentro de la descomposición del modelo, que aunque sea obsoleto es el conocido y por eso mismo muy difícil de cambiar. Como dice Ken Robinson, vivimos bajo la dictadura del sentido común, que nos mantiene trabajando el presente con ideas concebidas para tiempos caducos. Tenemos que desencantarnos del anciene régime.

¿Qué es lo obsoleto en la gestión de la cultura del vino?
Continuar pensando en términos de generación de abundancia artificial, anteponer los caprichos del mercado a los de la naturaleza, y favorecer la estandarización del gusto y la producción a partir de tres o cuatro variedades, frente al más laborioso mantenimiento de la diversidad. Es obsoleto promover la cultura del fast food para el vino. Ya no tiene sentido apostar recursos en  modelos intensivos, que encuentran en el uso de estimulantes químicos, herbicidas y pesticidas, la corrección a la naturaleza biodiversa.
Se descomponen también de manera inevitable los modelos de enseñanza de la viticultura y la enología, cosa muy delicada porque si los enólogos se quedan en el laboratorio y no aprenden a escuchar a la naturaleza y a si mismos, los futuros de la cultura del vino serán inciertos.
Bernard Shaw dijo alguna vez que desde muy temprano había tenido que abandonar su educación para ir a la escuela, y creo que algo de esta filosofía podría aplicarse a la transmisión de la cultura vitivinícola.
De los proyectos que conocimos este año, vale mucho la pena destacar 10sentits , valientes enólogos defendiendo a capa y espada la preservación de variedades autóctonas y Granja Cando un proyecto sensible para la recuperación del orgullo agricultor y la prédica de la permacultura que lleva con pasión Titín P. Palacios en el Bierzo.

Los actuales modelos de negocio del vino responden sobre todo a las necesidades del modelo industrial de producción, pero no son idóneos para defender los modelos artesanos que trabajan con escalas económicamente poco interesantes en plan macro. Pero además, la reciente declaración por parte de la UNESCO de la dieta mediterránea como parte del patrimonio inmanente de la humanidad, debería hacernos reflexionar al respecto. Porque es la manera artesana de hacer y no la industrial la que protege ese patrimonio.

¿Cómo pensar los futuros del vino artesano desde el actual panorama de descomposición?
Creando espacios de encuentro, intercambio de información y negocio, con nula o muy baja cantidad de intermediarios, de manera de lograr el contacto lo más directo posible entre el productor y su mercado. Y considerando que  es imprescindible recuperar el control sobre la distribución y apropiarse de las herramientas tecnológicas que lo hagan posible. Sin una presencia idónea en la Red, las bodegas artesanas se estarán perdiendo de participar de una actividad que es la única que creció un 15% en el último ejercicio, mientras todos los demás canales de negocio se descomponían, el comercio electrónico. Cualquier escenario verosímil de comunicación, información, servicios y negocio, pasa en adelante por Internet y hay que estar preparados para ello.

Y esto es lo que celebro, haber sembrado la semilla del primer sitio de encuentro, información, servicios y negocio entorno a un modelo artesano de vida. Cuando lo leo tengo la senación de estar hablando del frijol gigante, pero es vitalmente fundamental poder contar un proyecto que involucra a tantas partes y coloca en estos tiempos descompuestos una actitud creativa y por tanto vital.

Salut!