Viñerón 2.0.

Viñerón 2.0. se presenta como el festival independiente del vino en España. Se compara con los festivales de cine más famosos en el mundo indie como es el Sundance. Promete ser divertido y glamoroso, tiene aires de espectacularidad. Tiene, para mi, un punto de fuerza muy importante, la celebración del viñerón, del vino artesano creado por viticultores, por personas que son parte de sus terroirs.
Viñerón 2.0. es la celebración del vino hecho en la planta y de la persona que lo hace.

Organizado por Mariano Fisac y por María Fechoría, uno de los emprendimientos de promoción y comercialización de vino artesano en España que más me llaman la atención, la gran celebración será en Pepe Vieira, el restaurante que lleva Xoán Canas por el que todos soltamos alguna lagrimita de emoción, porque lo conocemos o porque, como es mi caso, lo vamos a conocer.

Estaré en Pepe Vieira el próximo sábado 26 para reencontrarme con amigos y conocer algunos nuevos. Para disfrutar de mi Galicia querida. Lo vengo diciendo desde el verano del 2010 cuando atravesaba los incendios para conocer gente, recorrer territorio e instalarme la sospecha en el corazón de que la España vinícola comenzaba a pasar por allí. Galicia se pone de moda. He llegado a escuchar que Galicia es el nuevo Priorat. Francamente, espero que no.Y además, las comparaciones son odiosas. Pero si se trata de aprender de procesos hacia la fama, es bueno estar advertidos.

El cartel de Viñerón 2.0. afila los dientes de cualquiera. 25 viñerón lusos que son la primera liga del vino mundial. Pero además, la dinámica pensada es excelente porque estimula a comprar vino, te lo pone al alcance de la mano.
Los productores que asistan podrán disponer de 36 de sus botellas, muchas de ellas únicas, para su venta directa en el evento. Y si se acaba el stock in situ, dejas un encargo y Maria Fechoría te alcanza el pedido a casa. Notable. Lo de vender las botellas durante ferias y diferentes actos de promoción del vino me parece fundamental. Cierra el círculo y aventa todo prejuicio. ¡Se trata de vender vino!
Es algo tan normal cuando vas de ferias por Francia, donde las señoras y señores, compran cajas para llevar a casa, y es algo tan complicado de lograr en los mismos eventos vernáculos.

Yo, personalmente, después de asegurarme un lugar en un avión y de confirmarle a Mariano Fisac mi asistencia al evento, comencé a preocuparme por mi ajuar para esa noche. Después de pensarlo con detenimiento y de hacer algunos ensayos, me decanté por mi tuxedo.

Señoras y señores no nos confundamos de domingo.
En España habrá un antes y un después del 26 N!
Allá vamos!
Salut!