Terram 2007

El jueves 9 de febrero fue un día fruta. La Luna era decreciente y estaba en su fase descendente. El día anterior, el Tribunal Constitucional, decidió por unanimidad, condenar a 11 años de inhabilitación al ya ex juez Baltasar Garzón. A mi me conmocionó. Esto fue lo que pasó y no es para entrar en devaneos filosóficos. Lo que quiero decir es que mi cuerpo y mi alma estaban muy alterados. Esa era la realidad. Sentía que era uno de esos momentos para abrir una botella importante para mi. No por su precio, ni por rara, ni por nada. Simplemente importante para mi. Yo buscaba algo así como un wine healing.
La elección también fue de consenso, porque al consultarlo con Marc, los dos estiramos la mano a la misma botella. Un Terram 2007 que hace Fredi Torres, muy en serio, con uvas seleccionadas a mano, críadas a partir de prácticas de viticultura y vinicultura biodinámicas, mayoritariamente de las variedades autóctonas de Priorat, Garnacha y Cariñena, con pequeñas dosis de Syrah y de Cabernet.

En un vino de Priorat manda el terroir pizarroso casi como un dictador. Pero abierto en un día fruta, apareció la vivacidad más aérea de la garnacha, que pudiendo ser regalona, suaviza y matiza las bajas pasiones, los deseos de venganza y el punto dominátrix de la Cariñena. Fredi sabe trabajar con estos caracteres diversos tan femeninos. Ama a las mujeres, ama lo femenino, es puro yang al servicio de los deseos ying.

Este Terram de 2007 fue el santo remedio. Puso mi templo físico y espiritual en orden. Me serenó. Aplacó mi desazón. Me devolvió a las raíces, volví a sonreír y además reconocí perfectamente a su creador. Fredi embotelló en este Terram su conocimiento, sus viajes, el conocimiento de otras culturas, muy desarrolladas, de hacer vino y de practicar la viticultura. Sus deseos, sus altas pasiones. Pude reconocer un tratado filosófico con los pies en la tierra y los compases de la música de Gilles Peterson marcando el ritmo 3.0. Pude reconocer cada paseo por las viñas, la descripción de las características de sus terrenos. Pude notar que él realmente conoce las mulas con que ara y que no mete un sólo verso.

Muy poca gente está bebiendo Terram y S y Planassos en España. Están distraídos. Están perdiendo el tiempo. Pero saben todos que esto tiene arreglo. vinoartesano.com

¡Salut!