Otoño en Granada

Otoño en Granada

barranco_oscuro_01_01-1

Son las 4:30 a.m. del viernes 20 de noviembre de 2009. Suena mi despertador porque tengo que llegar a la T1 de El Prat de Barcelona a las 6 a.m. El vuelo para Málaga sale a las 7:10 a.m. La llegada está prevista para antes de las nueve de la mañana. Recogemos un coche y nos vamos directo a Barranco Oscuro en donde nos espera Lorenzo.

Por fin voy a visitar Barranco Oscuro. Venimos programando esta visita desde hace más de un mes y el día ha llegado. Estoy muy ilusionada e intento ir lo más atenta posible porque sé que voy a la casa de una de las familias de viticultores más respetadas de España. El otro día en Naturala Vinis, Manuel, el alma mater de la familia, me decía, “estuve en África sin moverme de casa”. Claro con trepar hasta esos casi 1400 metros en que tienen una parte de los viñedos y si el clima acompaña, la mirada se pierde en África y con ella vuela la imaginación. Por suerte a los viajes imaginarios nadie les pide papeles ni les levanta muros.

Lorenzo me hizo una serie de sugerencias que son para post. Una recorrida enológica y gastronómica impresionante por Granada. Se los transmito tal cual. Yo agregué los enlaces para que los que estén intersados puedan hacer una vistica virtual.

Aquí va:
En El Albayzin hay algún sitio recomendable. Por las vistas os recomiendo Mirador de Aixa o Estrellas de San Nicolás. Para echar unos vinos y charlar con el dueño el Bar Kiki que está en el mismo mirador. Para tapear también es bueno el Torcuato. Para comer bien y más tranquilamente abajo en el Paseo de los Tristes está la Ruta del Azafrán.

La calle Elvira, a los pies del Albayzin, también es muy recomendable. Hacia Plaza Nueva están los clásicos: Castañeda, Salinas. Y en la otra punta, junto al Arco de Elvira están Al Sur de Granada (muchos productos locales) y Páprika, para comer o cenar mas tranquilamente con una botella de vino natural.

Hacia el centro hay mucho más. En la Calle Navas está La Carte des Vins y varios bares buenos de tapeo. Un poco más arriba del Ayuntamiento, en escudo del Carmen está el Asador de Castilla que tiene tapeo potente. En la prolongación de calle Navas, calle Rosario, está La Tana muy buen sitio de vinos y un poco más arriba está Ajoblanco que regenta Nicolás, otro experto en vinos. Más arriba hay otro sitio recomendable, Jaraiz. En la plaza del Realejo está La Metáfora, un restaurante moderno que lo está haciendo bastante bien, para comer y disfrutar con más relax. En el Campo del Príncipe también hay varios sitios de tapeo y un sitio nuevo muy majo que también quieren apostar por los vinos naturales, se llama El Trasgu y los dueños son muy buena gente.

Si todo va bien y voy encontrando zonas wifi, postearé aunque breve, intenso, desde mi móvil. Y esto es gracias a la invalorable gestión, talento y maña de mi socio Quique.

¡Salut y buen vino!

El Beaujolais nouveau llega a La Cave du Petit:)

El Beaujolais nouveau llega a La Cave du Petit:)

La fiesta del vino natural va por barrios. En el post anterior dábamos cuenta de las impresiones después de la bacanal Naturala Vinis organizada por L’Ánima del vi y la Asociación de Productores de Vino Natural de España.

logo

Ahora la cita es en Madrid, este próximo jueves 19, en La cave du petit, para celebrar una insititución dentro y fuera de los confines que delimitan al vino natural: la llegada del beaujolais nouveau. Aunque muchos lo sepan vale la pena contar cómo esta institución ha sido, en realidad, una buena operación de comunicación, cuando hace tiempo los productores y los publicistas en Beaujolais tenían que atraer a los consumidores de su vino nuevo lo más rápido posible. A partir de aquí la convocatoria de que le beaujolais nouveau est arrivé, es como un llamado a misa. Una misa pagana, rebosante de vino nuevo y de exquisiteses propias de la zona.

La idea adquiere tal relevancia que trasciende las fronteras de Beaujolais Y esta semana Carlos recoge el testigo en Madrid y nos propone:

Un menú un”bufé” en el que presentará:
charcutería, quesos y una buena ensalada de lentajas, muy refrescante!
el vino: baejulolais nouveau natural
el ánimo: de fiesta absoluta:)
y todo esto por 22 euros

A todos los que están un Madrid y se sienten verdaderos amantes del vino no se lo pueden perder!

Ala, a disfrutar y seguir probando buenos vinos!

Para todos salut y buena fiesta!

Naturala Vinis 2: lo que hay y lo que falta

Naturala Vinis 2: lo que hay y lo que falta

Fue Naturala Vinis 2 en L ‘Anima del vi. La cita era a partir de las cinco de la tarde, gratis y cuando yo llegué a eso de las seis y media la cosa estaba a tope. Mucha gente, mucha euforia y camisetas a 10 euros. Mi primer contacto fue con Joan que de inmediato me intimó a no dejar de probar ciertas cositas que estaban por la vuelta y que de otro modo no probaría jamás. Gracias por tu guía.

He aquí un valor fundamental de este tipo de encuentro: sólo aquí pruebas lo que pruebas y pasas una experiencia única y memorable entorno a unos vinos que se integran muy bien en tu estilo de vida. Por otra parte hay que reconocer que no sucede todos los días que ríos de vino desborden nuestras copas gratis, por el amor al vino y la convicción en una forma de difundirlos. Chapeau a los viticultores por el esfuerzo y a Benoît y a Nuria por la organización y mantenimiento del jolgorio dentro de parámetros razonables;)

Hasta aquí lo que hay: la fiesta, la diversión y la promoción desenfrenadas. Pero no hay que despistarse, porque el ciclo del esfuerzo se completa cuando el amante del vino lo puede comprar, llevar a casa y degustar slow.

Desde aquí lo que falta: pongámonos en el pellejo de las más de 200 personas que pasaron por Naturala Vinis y de los que no vinieron pero se enterarán porque los amigos se lo van a contar. ¿Qué oportunidad tienen de comprar estos vinos que alimentan su sed? Por ahí pasaron amantes del vino que viven repartidos en los cuatro puntos cardinales de Barcelona y créanme era difícil por no decir imposible comprar alguna botella en medio de la bacanal. No había el espacio de tranquilidad que hace falta para hacer una buena compra.
Cada uno vuelve a su casa sintiéndose bien, habiendo descubierto vinos y viticultores, habiendo compartido la alegría y la sed de beber y por lo tanto abriendo un espacio espiritual y monetario para comenzar a crear una cierta bodeguita con estos vinos. ¿En dónde comprarlos?
Pues si no estás por Gràcia estás rematadamente frito. No hay otro lugar en toda la ciudad en donde encontrarlos. Tengo la sensación que la oferta de estos vinos está dispersa, difuminada entre algunos pocos restaurantes y algunas tiendas y en muy bajas cantidades en cada sitio, lo que puede hacer que mientras que el viticultor siente que vende lo poco que hace y de aquella manera se va pagando las cuentas, su vino, su marca y su esfuerzo se pierden en los océanos de vino de todo tipo que aparecen en las cartas de los restaurantes y en las estanterías de las tiendas, en general sin mucha posibilidad de establecer una conversación con el consumidor.

Tan importante como crear una necesidad, en este caso, alimentar la sed de vino natural, es saciarla o intentarlo, si no se está dilapidando mucha energía y desaprovechando muchas oportunidades de concretar un mercado entorno a una pasión. A mi por ejemplo que vivo del otro lado de la ciudad, me da mucha pereza (con perdón Benoît) tener que coger el metro y caminar más de cinco calles para llegar a la única tienda en que se que no sólo hay estos vinos sino que está la persona que sabe venderlos. Y luego tener que volver cargada, deshaciendo aquellas calles, aquel viaje de metro y la llegada hasta casa. Y a estas alturas creo que nadie puede dudar de mi gusto y mi reconocimiento por estos viticultores y sus creaciones.

Si yo hoy, como amante del vino, estuviera considerando montar un negocio propio como salida laboral, como inversión porque tengo unos ahorros, como mejora de mi calidad de vida, no dudaría y me pondría manos a la obra en crear una empresa para saciar esta sed. Estoy segura que hacen falta más puntos de venta en todo el territorio español, porque hay más amantes sedientos del vino natural de lo que en un principio se puede imaginar. Y para muestra valen éxitos de público como los que estamos contando.

En cuanto a los otros puntos de venta, fudamentales, imprescindibles, que son los restaurantes, me parece que podría ser muy bueno y dar un paso hacia la madurez profesional, pensar en crear el Primer Salón Profesional del Vino Natural, porque los profesionales del vino también están sedientos de nuevas y mejores historias que contar a sus clientes y de descubrir ellos mismos productos de los que es probable no se enteran demasiado.

¿Hay alguien ahí que quiera compartir ideas?

Querdios amigos, empresarios en potencia y súperpotentes, un abrazo y buen vino,

salut:))

Beber para contarla

Beber para contarla

José Antonio Zarzana con Nacho Prats en el Celler de la BoqueríaDestilando vino de Pedro Ximénez Destilado de vino separadas cabeza, corazón y colaBotella de Brandy Ximénez-Spínola Anoche conocí a José Antonio Zarzana heredero en novena generación de las Bodegas Ximénez-Spínola ubicadas desde 1729 en Jerez de la Frontera. Es un hombre joven, elegante y con garbo, de hablar dulce y sentido del humor involuntario. De traje gris, con camisa de cuello alto y corbata perfectamente anudada, armó un pequeño alambique de cobre artesanal para contar a un puñado de profesionales, amantes del vino y los destilados, cómo se hacen las 3000 botellas de brandy que salen de sus bodegas ya vendidas al mercado, numeradas y firmadas a mano, una a una, por su padre, líder de la empresa familiar. Él es la octava generación y es el que manda. Yo soy un trabajador que hace méritos para poder, algún día, coger las riendas del negocio.

Mientras se destilaba una botella de vino de Pedro Ximénez al calor del fuego, nos contaba la historia de una tierra entroncada con la cultura vitivinícola antes y después de Al Ándalus. Pasados 500 años de abandono de la práctica de la viticultura, las autoridades políticas y militares comenzaron a promover la importación de variedades de uva propias de otras tierras. Así se le encargó a Fernán Yáñez Palomino que trajera uva de Valladolid y a esta cepa le quedó el nombre de su promotor. Carlos V hizo traer desde Alemania la Riesling, porque a los efectos militares de supervivencia en caso de acoso, el vino de hielo que se producía a partir de esta variedad, era muy nutritivo y estable. Pero no tardaron mucho en descubrir que los cartógrafos no estaban finos y que las condiciones climáticas en el sur de España eran poco y nada propicias para la creación de este tipo de vino. Sin embrago, la cantidad de horas de sol intenso de estas latitudes podían producir una altísima concentración de fructosa en la uva sin la necesidad del efecto lupa que se crea por las gotitas derretidas de la escarcha. Cortando la uva antes de tiempo y poniéndola a secar en paseras o almíjares (¡que linda palabra almíjares!), rotándolas cada media hora para asegurar una exposición homogénea al sol y cuidándolas de la humedad de la noche, es que se obtiene, aún hoy, por vía totalmente natural la concentración deseable de fructosa. Esto y el tiempo de guarda en las barricas de roble americano, es lo que darán como resultado un vino apreciado en el mundo entero.

Lo vinos de Pedro Ximénez de las Bodegas Ximénez-Spínola, tienen un mercado cautivo en Inglaterra y en Holanda, pero no se vende todo lo que se produce; solo las mejores barricas. Así que al abuelo de José Antonio se le ocurrió la idea de destilar el vino que no se vendía y así comienza la historia del Brandy de Ximénez-Spínola, uno de los más famosos y exclusivos del brandy de Jerez.

A estas alturas de la historia, ya teníamos la cabeza, el corazón y la cola del destilado de vino. La primera es muy fuerte con 96% de alcohol, puede sanar heridas mientras de todos modos regala aromas al vino y la madera; el segundo, que aparece cuando la temperatura pasa los cien grados, es lo mejor de lo mejor, el aroma en su punto óptimo y el alcohol casi no se percibe. La tercera, como bien dice José Antonio, es asquerosa.

El corazón del destilado va a la barrica que antes había tenido vino de Pedro Ximénez en donde tendrá que pasar un promedio de 25 años hasta convertirse en un señor brandy, objeto del deseo de muchos; posesión preciada de muy pocos.
Anoche tuve el privilegio de acceder al corazón de la creación. Anoche gracias a los buenos amigos Morilla del Celler de la Boquería tuve el gran privilegio de beber para contarlo. Y desde ahora hay un antes y un después en mi aproximación a los vinos de Jeréz y en especial a las Bodegas Ximénez-Spínola, paraje ideal para visitar durante los meses de enero y febrero, cuando se encienden las chimeneas y se cuentan los cuentos.

Hoy de mañana, mientras caminaba por la ciudad, haciendo un camino que conozco de memoria pero que siempre me descubre cosas nuevas, me paré frente al escaparate de Documenta, una de las mejores librerías de Barcelona. Entré y me topé el libro Beber para contarla, una selección de cuentos de escritores irlandeses tan conocidos por su pluma como por su afición a la bebida. Entre otras, cita a la viuda de W.D.Yeats que decía que los poetas escriben mejor cuando van “achispados”. No puedo más que coincidir. Sin ser poeta, que ya me gustaría, creo que si hubiera escrito este post anoche entre divinos efluvios de vino y brandy, lo hubiera hecho mucho mejor.

Naturala Vinis 2: lo que hay y lo que falta

Naturala Vinis 2

Naturala Vinis 2009El próximo sábado 14 de noviembre se dará una de esas oportunidades únicas de poder estar con una buena muestra de los productores de vino natural español juntos. Barranco Oscuro, Laureano Serres, Escoda-Sanahuja, Bodegas Cauzón, Bodegas Naranjuez, Casa Pardet. Una especie de dream team que esta vez salen a jugar bajo el nombre de Naturala Vinis. Espero el momento porque tendremos las noticias y los partes frescos de lo que ha sido la vendimia 2009 y de probar, eso espero, algunas cositas recién caídas de la cuna que estimularán nuestra imaginación y saciarán nuestra sed… o la alimentarán:)
Es la oportunidad de saciar la sed y sobre todo de traernos a casa vinos únicos, singulares, que por ahora son muy difíciles de encontrar. Y sobre todo conociendo al personal, será un momento de fiesta y de celebración con personas que siempre, por lo menos a mi, me hacen reconsiderar el modo en el que vivo tan urbano y CO2.
La cita es el próximo sábado 14 de noviembre  en El Ánima del vi, en el barrio de Gracia en Barcelona, a partir de las 5 de la tarde… tan lorquiano y está bien porque sin duda estos son encuetros poéticos, torrenciales, pasionales.
Si estás en Barcelona, si justo tenías pensado venir, si no sabes de qué se trata esta fantástica aventura, si estás vivo, no te lo pierdas.
Nos vemos allí y la seguimos:)
Esperando el 14 brindo, salut!